12/11/13

Hacer un árbol de Navidad…sin árbol

¡Las Navidades están a la vuelta de la esquina! Llega la hora de decorar la casa con ideas navideñas y bonitas que podéis hacer vosotros mismos. Lo clásico siempre ha sido un belén o un árbol de Navidad.

Si estas Navidades no tenéis árbol porque no tenéis espacio para uno de plástico grande o si simplemente queréis ser originales, no os preocupéis. Tenemos un montón de ideas para hacer un árbol de Navidad sin tener árbol. Aunque suene raro, podéis hacerlo de mil maneras diferentes. Además, los peques pueden colaborar a la hora de hacer todas estas ideas y seguro que les va a encantar.

1. Con libros.

Solamente necesitáis un rincón donde podáis apilar un montón de libros formando un círculo en diferentes capas de más, a menos. Al final podéis poner algo que haga de estrella y luces. Es el árbol perfecto para los amantes de la lectura.

libros1

Fotos de familysponge.com, sofasandstuff.com y marymurtz.com

Podéis colocarlos de más maneras siempre y cuando conserve su forma de árbol. Si los libros son más gruesos, quedará más consistente.

Foto de themarysue.com

Foto de themarysue.com

arbollibro2

themarysue.com

2. Con troncos y adornos

Este árbol es ideal si queréis decorar una pared. Sólo necesitáis unos cuantos troncos de diferentes tamaños y colocarlos de arriba a abajo de menor a mayor. En cuanto colguéis un par de adornos y pongáis las luces y la estrella, será un auténtico árbol de Navidad.

dothegreenthing

Foto de dothegreenthing.com

arbol3

Fotos de milked.com y archinspire.com

3. Con cositas en la pared.

Perfecto si no disponéis de mucho espacio. Sólo tenéis que pegar pequeños adornos navideños formando un triángulo grande.

arbol4

Fotos de yummymummyclub.ca, decoist.com y carolinesmode.com

Todo junto parecerá un árbol de Navidad. No olvidéis la estrella arriba, eso sí.
Esta idea tiene muchas variantes. Podéis pegar post its en vez de adornos. Postales, fotografías, copos de nieve de papel…

arboles5

Fotos de decoesfera.com y apairandasparediy.com

Recordad que podéis poner lo que queráis, se trata de que siga la forma de triángulo que tendría un árbol de Navidad.

arbolesblancos

Fotos de your-christmas-decor-styles.blogspot.com y lushome.com

Si veis que es mucho trabajo pegar o colocar tantas cositas, podéis probar con una misma tira de lana, cuerda, o cuentas y abalorios.

abalorios

Fotos de interiorismos.com, decosfera.com

4. Con vinilos o washi tape
Si vuestra pared es lisa pero no queréis clavarle nada estas ideas os encantarán.
Podéis usar washi tape, que se pega y despega fácilmente o vinilos navideños para poner en esa ocasión especial.

Christmas Tree Wall Stickers

Foto de flora519.51.com

washi

Foto de bestrainer.net

pegados

Fotos de walldressedup.com, redchn.net, brit.co, weedecor.com y babybites.co.nz

5. Con luces
Y por supuesto no podían faltar las luces de Navidad. Con ellas también podemos hacer un árbol. Y en vez de ser un complemento, formarán el árbol en sí.

liights

Fotos de trendir.com y blog.purehome.com

Cuando las encendáis, veréis qué bonito queda en vuestro salón.

luz1

Foto de shelterness.com

Y siempre podéis combinar todas estas ideas entre sí para conseguir un árbol único: maderas con luces, vinilos con adornos, apilar objetos aunque no sean libros para conseguir la forma del árbol…

final

Fotos de fun-eco-friendly-home-crafts.blogspot.com, mrsbitchface.blogspot.com y topdreamer.com

Dejando volar la imaginación conseguiréis un árbol único y original para pasar unas Navidades diferentes.

11/4/13

Decoración infantil: mucho más que una habitación

A la hora de decorar la habitación de nuestros hijos, por lo general nos basamos únicamente en criterios estéticos y prácticos. Pero quizá en ocasiones no somos conscientes de que ese espacio, que será central en la vida del niño,  va a afectar a sus emociones y su forma de ser. ¡Esto no nos lo hemos inventados nosotros! Existe una corriente intelectual llamada psicología ambiental, que analiza las relaciones que se establecen a nivel psicológico entre las personas y sus entornos.

En su habitación los niños van a pasar mucho tiempo, y es importante crearles un espacio acorde a ellos

En su habitación los niños van a pasar mucho tiempo, y es importante crearles un espacio acorde a ellos

La habitación es el espacio donde se va a llevar a cabo buena parte del desarrollo del pequeño. Por ello, os vamos a dar unas pautas de decoración infantil, para que sea un entorno adecuado a su personalidad y que le aporte el máximo.

Una de las cosas más importantes es el color que elijáis para las paredes, ya que hay estudios que demuestran que los colores pueden potenciar determinados comportamientos y actitudes. Hasta los dos años lo mejor es huir de los tonos fuertes. Las paredes deben tener colores muy suaves. Un azul o un verde pálido sería idóneo para un bebé, debido a que estos dos colores tienen un efecto calmante y tranquilizador.
Cuando el niño sea más mayor ya sabremos su personalidad y podremos elegir el color de las paredes para ayudarle en su crecimiento.

1- bebé

Para los bebés, lo mejor son los tonos pálidos como azules o blancos.

Los rojos y los naranjas transmiten vitalidad y deseo, por lo que no son demasiado recomendables, sobre todo para las zonas de estudio y descanso.  Los colores tierra, como el marrón o el gris, son un fondo idóneo para el día a día, ya que transmiten equilibrio y naturalidad al ser colores muy predominantes en el entorno natural. El amarillo fomenta la alegría, la memoria y la concentración, pero tampoco es recomendable usar un tono muy chillón. El azul y el verde, cómo ya hemos dicho, son dos buenos colores para una habitación infantil ya que calman, dan paz y tranquilidad.  Por último, el rosa es un color que aleja los pensamientos negativos y el violeta es el color del equilibrio, aumenta notablemente la concentración y es relajante, siendo también muy apropiado. No es bueno combinar demasiados colores, sino jugar con la gama o dos colores, para aportar equilibrio.

2- jugar con colores de una gama

Siempre es mejor jugar con una misma paleta o gama de colores.

En cuanto al reparto de los colores, lo idóneo sería diferenciar los espacios por el tipo de actividad que realizará el niño en ellos. Es decir, que hubiera una parte de juegos y otra de estudio y relax, para potenciar en cada una un tipo de sensaciones. Sin embargo, sabemos que en la mayoría de los casos no es posible debido al tamaño de las viviendas. Pero si podéis, no dudéis en hacerlo.

Lo ideal es separar las zonas de descanso y de juego

Lo ideal es separar las zonas de descanso y de juego

Una vez hayáis pintado las paredes, un toque fantástico es pegar algún vinilo con un motivo que os guste en la pared para fomentar la imaginación del pequeño. Además, hay algunos que incluyen fragmentos literarios que le mandan ciertos mensajes al niño dependiendo de su forma de ser.  Otro elemento muy recomendable para los más creativos es incluir en la pared una zona con pizarra para que puedan desarrollar sus dotes artísticas sin problemas. La pizarra también es muy útil para niños que necesitan más orden y organización, ya que en ella podéis dibujar por días o semanas una lista de las tareas que tiene que realizar.

Habitación pared pizarra

¡Qué gran idea! ¡Una pared-pizarra! Así no se os olvidará nada

¡Ya solo os quedan los muebles! Lo mejor es que estén todos agrupados en una zona de la habitación, para dejar sitio libre para el juego. Recordad siempre que este será su espacio personal, y es importante tener en cuenta ciertas cosas para ayudarle a que esté cómodo y encuentre allí armonía y tranquilidad.

¿Cómo es la habitación de vuestro peque? ¿Tenéis alguna idea genial para organizarla de tal manera que puedan tener más espacio para jugar? ¡Estaríamos encantados de que nos contaseis más ideas!